Detrás de las pantallas de Disney






Les dejamos un reportaje de la revista Todo TV News el diario de negocios de televisión donde Robert Lence nos comenta algunos su historia como guionista y algunos tips para crear una historia exitosa.
Robert Lence comenta a todotvnews su experiencia como guionista de animaciones y opina sobre la influencia de la tecnología en la producción de animación y la situación del mercado en América Latina.

¿Qué películas te han influenciado más?

Cuando era niño, no veíamos tantas películas de Disney. Sí veía muchos cartoons en televisión, por lo que los clásicos de Warner Brothers fueron una gran influencia. Vi Peter Pan cuando era niño; fue una gran influencia en mi vida. A los 10 años mis padres me regalaron el libro de Walt Disney de Cristopher Finch, y solía pasarme horas copiando sus dibujos y leyéndolo; esa fue otra gran influencia.

¿Cómo comenzaste a trabajar en animación?

Asistí a la Universidad de Michigan y me gradué con un título en Literatura en Inglés. Creí que sería abogado o algo así. Pero durante mi tiempo en la universidad, comenzaron a gustarme los films y dibujar. Por eso, volví a la escuela de artes de Michigan luego de graduarme. Cuando el curso finalizó, el profesor dijo: "Si alguien quiere realmente hondar más en esto y seguir una carrera, deben ir a CalArts en California, fundada por Walt Disney". Ese era el lugar al que debías ir si querías aprender sobre animación.

¿Cual fue la primera película en la que trabajaste con Disney?

Mi primer trabajo en Disney fue dibujando a Mickey Mouse. Estabamos haciendo una serie de cortos que acabaron transformándose en la película Mickey Mouse: The Prince and the Pauper. Y ese fue mi primer proyecto con Disney. Y mi primera película fue The Rescuers Down Under.

En CalArts hice una película que me llevó a trabajar en el departamento de historias de Disney, y ahí comencé. Joe Ranft me ayudó a conseguir ese primer trabajo en el departamento de historias de Disney -Jon luego se hizo muy famoso con Disney y Pixar-, él fue quien me consiguió el trabajo.

¿Y luego trabajaste en Pixar?


Trabajé en Disney por cuatro años. Trabajé en La bella y la bestia, y en las primeras etapas de la producción de El Rey León. Luego me fui a trabajar a Hannah Barbera; me quedé allí por dos o tres años. Pero mantuve una buena relación con mis amigos de CalArts, Peter Docter y Andrew Stanton, quienes acabaron contratándome en Pixar.

¿Cuál fue tu primer proyecto en Pixar?

Fue Toy Story. Era director de historia del film. Estaba reemplazando a Joe Ranft, quien había vuelto a Skellington para trabajar con James and the Giant Peach. Él había trabajado con Henry Selick en Skellington con Nightmare Before Christmas y James and the Giant Peach. Estaba en Pixar ayudando a John [Lasseter] y al volver a Skellington, quedó vacante el puesto de director de historia. Entonces me trajeron a mí y yo finalicé el proyecto. En los créditos figuramos como codirectores de historia.

¿Cómo fue la experiencia de crear Toy Story? Por qué fue tan exitosa?

Fue un proyecto donde todo se alineó perfectamente. Yo ya había visto la idea años; vi que se trataba de juguetes y que lo haría ese nuevo estudio y pensé: "Estoy seguro que esto será bueno. He visto los cortos de John Lasseter y sé que será genial. Me encantaría trabajar en él". Eso fue en 1990-91. Un día hablando con Steve y Andrew, me dijeron que había una vacante y que querían llevarme para una entrevista. Me mostraron lo que llamamos el "animatic", que es el bosquejo de la historia, la historia en bruto. Aún en esa etapa ya se notaba que era brillante. El proyecto requirió muchos planes y fue como el Santo Grial de la animación por computadora. Fue casi como la "Carrera Espacial" de los sesentas en EEUU, dónde todos se preguntaban quien sería el primer país en poner un hombre en la luna. Aquí se trataba de quien haría la primera película animada por computadora. Y lo hizo Pixar, y realmente se tomó su tiempo. Lo hicieron bien y fue un film excelente; un gran éxito.

¿Cual otra película influenció la manera de realizar animaciones?

Los paralelismos y similitudes entre Blancanieves y Toy Story son muchos. Blancanieves fue la primera película animada dibujada a mano, la primera película animada en 2D; la primera película animada de la historia y fue un éxito a gran escala. Y Toy Story fue la primera película animada por computadora. La gente le dijo a Walt Disney: "el público no se sentará ahí a mirar un cartoon largo. A la gente le gustan los cartoons de cinco minutos y algo tan largo no funcionará". La gente le dijo a John Lasseter: "el público no va a querer ver eso, el look 3D se va a volver cansador luego de un tiempo. La gente no mirará el film". Pero tanto Walt Disney como John Lasseter continuaron con sus proyectos, e inmediatamente se volvieron éxitos rotundos, que cambiaron el curso de la animación; cada uno a su manera. Uno en 1937 y otro en 1994-95.

¿Qué elementos deben tener las películas para volverse éxitos internacionales?

Lo que las audiencias buscan en una película es ser tocados por una historia conmovedora. Esto no pasa por accidente en Pixar. Ellos entienden bien esto y se esfuerzan por realizar grandes historias y lo suman a la excelente tecnología. Ponen mucha atención a los detalles y la calidad. Como Steve Jobs en Apple, Pixar hace buenos productos, los mejores en su área, y no estrenarán un producto hasta que sea el mejor. Cada película de Pixar lleva muchos años de estudiar e investigar. No puedo ni decirte cuánta investigación debe hacerse para cada película. Para Bichos, la siguiente película de Pixar, pasamos años leyendo libros sobre bichos, mirando películas sobre bichos, y mirando otras películas también; tomó cuatro años.

¿Qué piensas de la evolución de la animación?
Ha avanzado mucho desde que yo empecé. Las computadoras abrieron un mundo totalmente nuevo. Nunca nos hubiéramos podido imaginar las cosas increíbles que pueden lograrse con las computadoras. El look 3D y el look CG ("computer graphics") son looks increíbles que podemos darle a una película. Elevó el arte de hacer películas a un nuevo nivel. Lo interesante es que Walt Disney siempre aceptó las nuevas tecnologías. Le importaba cuál sería el próximo gran suceso. No estaba atascado en el pasado. Ese es en cierta forma el camino que Pixar ha seguido: siempre rompiendo los límites de lo que se puede hacer.

¿Qué piensas de la producción de animación en América Latina?

Creo que América Latina empezó con el pie derecho. Están empezando a tener la capacitación necesaria; sería agradable ver más estudios [de producción] inaugurándose para que florezcla la industria en la región. Hay un nivel muy alto de talento y muchos recursos, y si unes eso al entrenamiento, tendrás una gran industria de animación aquí.


Para ver la nota en su espacio original LINK


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡ÚLTIMOS DÍAS!

Ronda de negocios EXPOTOONS y Proargentina