Hector Cristiani, nieto de Quirino.

Les dejamos una nota del nieto de Quirino Cristiani, Héctor Cristiani, del diario el Sol.

Héctor Cristiani: "mi abuelo inventó el dibujo animado"



Domingo 20 de Mayo de 2012 | 22:58

El nieto del gran dibujante Quirino Cristiani dialogó con EL SOL y contó parte de la gloriosa historia de su abuelo, quien le ganó de mano al mítico Walt Disney

En charla con EL SOL, Héctor Cristiani contó la historia de su famoso abuelo, Quirino, quien fue el inventor del dibujo animado. "Si se le pregunta a un chico de colegio o a un adulto quién inventó el dibujo animado, automáticamente va a mencionar a Walt Disney y la realidad es que fue este italiano, que a los 4 años llegó a la Argentina con su familia en el año 1900", dijo.  
"Hizo el colegio primario y el secundario e ingresó a la Escuela de Bellas Artes. Empezó en dibujo, en la primera década del siglo pasado, en una época en la que había mucha caricatura política. Se fue insertando en las redacciones de los diarios y las revistas, haciendo caricaturas, también de publicidad, y de a poco se fue metiendo en el mundo del dibujo", señaló. 

Y agregó: "hasta que coincidió con Federico Valle, quien era un productor de cine, un italiano que también había trabajado con los hermanos Lumière y que tenía varias salas en la Argentina. Valle presentaba un noticiero cinematográfico, que se daba entre las películas: se llamaba Actualidades Valle. Lo contrató a mi abuelo para que hiciera un chiste político, una caricatura al final del noticiero. En el cine lo único que se veía era la mano de mi abuelo dibujando y el chiste".  "
Tenía mucha aceptación, pero a los pocos meses le dijo Valle: esto está bien Chirino pero el cine es movimiento. O sea que el dibujo que vos hacés se tiene que mover. Chirino se preguntó cómo lograría ese movimiento -estamos hablando de 1916- y entonces empezó a investigar. Después de unos meses se dio cuenta que haciendo el dibujo en una cartulina, recortando todo lo que eran las extremedidades -manos, brazos, dedos- y cosiéndolas generaba un pequeño movimiento en cada extremidad. Lo que hizo él fue sacar una foto de cada momento en que se iba moviendo el brazo, la pierna, lo que fuera. Hoy se sabe que un segundo de cine son 24 fotogramas, o sea 24 fotografías seguidas. Ahí descubrió que sacando una foto y haciendo un movimiento en 24 fotogramas se hacía todo un movimiento completo de un brazo, la pierna, la cara. Ahí descubrió la animación en cine del dibujo. Patentó en 1917 la técnica de animación del dibujo. La patente dura diez años, es decir hasta 1927. Recién en 1927 sale Walt Disney con su primer dibujo animado, el Ratón Mickey. De ahí surgió el dibujo animado y fue mi abuelo el que inventó la técnica de lo que ellos llaman los monitos". 
"Al abuelo lo pude disfrutar durante 40 años y por ser el primer nieto, el nieto mayor, pasábamos muchos momentos juntos tanto en Bernal como en Unquillo, Córdoba. Era íntimo amigo del abuelo del tenista Nalbaldian, que también tenía casa de fotografía, vaya la coincidencia".
Con Disney
Héctor refirió que su abuelo conoció a Walt Disney. "Cuando estuvo en la Argentina en 1941 quiso visitar el laboratorio cinematográfico de mi abuelo. Quirino, después de su participación en Actualidades Valle, filmó la primera película de dibujos animados de largometraje en el mundo, que fue El apóstol, una sátira política al primer gobierno de Yrigoyen. Posteriormente, en 1930 hizo la segunda película de dibujos animados en el mundo, sonora, que fue Peludópolis, también una sátira política al segundo gobierno de Yrigoyen. En aquella época el dibujo animado no era para chicos sino que se hacía mucho hincapié en la parte política". 
"Peludópolis, hablaba de la ciudad del Peludo, presentando a Yrigoyen como un buenazo. Mi abuelo filmaba la película antes del golpe del 6 de setiembre de 1930. Cuando se produjo ese golpe, mi abuelo se decía que todo lo que había filmado no le iba a servir porque no se lo iban a autorizar para estrenar el filme. Tuvo que rearmar el argumento y adaptarlo a los tiempos que corrían. Estuvo como un año y medio con la película, con más de 58 mil dibujos y al final pudo estrenarla pero no estuvo mucho tiempo en los cines, porque si en un principio la gente estaba en desacuerdo con Yrigoyen a los tres o cuatro meses se dio cuenta que el gobierno de Uriburu era peor que el anterior", sostuvo. 
"La película le dejó una pérdida de 25 mil pesos de ese tiempo. Siguió filmando películas para publicidad, por ejemplo Yerba Mate Cruz del Sur, Camisetas Masllorens, y también películas de deportes. Por ejemplo, mucho antes filmó las películas de Firpo-Dempsey, Firpo-Brennan, todo lo que era un acontecimiento a nivel nacional e internacional lo filmaba". 
"Filmó Uruguayo Forever, cuando Uruguay fue campeón olímpico en 1928. Hacía cortos de todo tipo siempre en dibujo animado", contó. 
En cuanto a la continuidad sostuvo que "eso siguió con la editorial Dante Quinterno, toda la serie de Patoruzú". También conoció al dibujante Eduardo Ferro. "Ferro le hizo uno de los últimos reportajes en nuestra casa de Bernal". 
Héctor reiteró que en 1941 "cuando vino Disney a nuestro país para presentar la película Blanca Nieves estuvo con mi abuelo. Hay fotografías que lo recuerdan. Quiso visitar el laboratorio y le pasó un acto de la película de Peludópolis. Disney le pidió que le contara con cuánta gente había hecho la película. Mi abuelo le contestó: con una persona sola, yo. Disney no entendía nada, y le confesó que para hacer su película necesitó entre treinta y cuarenta personas. Ahí lo invitó a Estados Unidos para formar parte del staff como jefe de equipo y mi abuelo le dijo que no. Fue una decisión de vida: por una idiosincrasia de laburó mi abuelo no se hubiera bancado tener un jefe ni nada por el estilo. El siempre trabajó solo. Le dijo que no, aparte tenía montado ya el laboratorio y nunca había viajado en avión, también le puso la excusa de que no le gustaba viajar en avión, pero era mentira. No quería tener a alguien que le diera alguna directiva, ya que siempre trabajó por su propia cuenta". 
"Quirino tuvo una buena vida porque hizo lo que quiso con sus altas y bajas, siempre junto a mi abuela Celina. El abuelo se movía mucho entre Bernal y Unquillo y dejó para las generaciones futuras la invención del dibujo animado, diez años antes que Disney", finalizó diciendo con orgullo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algo de lo que pasará en Ventana SUR ANIMATION 2017

Los proyectos de animación seleccionados de Ventana SUR 2017!

Taller gestión de proyectos audiovisuales/INCAA-UP